PROCESIÓN GENERAL Y SANTO ENTIERRO

Es la Procesión más antigua de la Semana Santa Ilicitana, desde el siglo XVI hasta el siglo XIX solo se realizaba una procesión durante la Semana Santa Ilicitana, en concreto el Viernes Santo por la tarde, en que participaba la Cofradía de la Sangre de Cristo, con sus tres imágenes, la Virgen de la Soledad, que pertenecía a la nobleza de la Ciudad y el San Cristo que se veneraba en la Basílica de Santa María, si bien de forma esporádica pudo participar alguna imagen más, como el San Cristo que se veneraba en la Iglesia Franciscana de San José. La referida procesión, a finales del siglo XVIII partía a las cuatro de la tarde desde la Capilla del Hospital de la Vila y se recogía antes de oscurecer. A partir del año 1.785 su lugar de partida es la Basílica de Santa María.

En el siglo XIX, a causa de la incorporación de nuevas Asociaciones, que en aquella época se conocían a las Cofradías, a la Procesión General del Viernes Santo, surgieron múltiplos y varias confrontaciones respecto a la orden de procesionar las Cofradías, que resolvió el Obispo de la Diócesis, Don Pedro María Cubedo, el cual resolvió la cuestión del orden procesional del Viernes Santo, de tal forma que indicó que se tiene que observar el orden sucesivo tal y como sucedió la pasión y muerte de Jesucristo y tomar como ejemplo las estaciones del Vía crucis.

Actualmente la Procesión General se efectúa por la tarde y participan un total de doce Cofradías o Hermandades.