Nit de la Roà

Bookmark Enviar a un amigo/a Cuaderno de Viaje
Compartir

La noche que transcurre entre el 14 y el 15 de agosto tiene un especial significado en las fiestas de Elche. Al final de la primera parte del Misterio que se representa en la tarde del día 14, la Virgen muere rodeada de los apóstoles y, mientras su alma es subida al cielo de la iglesia de Santa María por el coro del Araceli, su cuerpo queda expuesto a la veneración de los fieles en el cadafal de la Basílica. Durante toda la noche serán miles los ilicitanos que velarán este cuerpo en la tradicional Roà: con cirios encendidos recorrerán las mismas calles por las que, en la mañana siguiente, pasará la procesión del entierro de María. Es noche de cumplir promesas hechas en días de angustia, de recordar a familiares enfermos o difuntos, es noche en la que se entremezclan sentimientos y devociones con regocijos y alegrías.

Señala la Consueta de 1625el texto del Misterio de Elche más antiguo que conservamos, que tanto en la noche del día 13 de agosto, como en la del 14, se encendían “diversidad de fuegos en las torres y murallas y luces en todas las iglesias y por las ventanas y terrazas de dicha villa y arrabales de ella”. Luces que, junto con el disparo de cohetes y artillería y con el volteo de las campanas de las iglesias y músicas de dulzainas y trompetas bastardas, hacían “que la noche se vuelve día”. Se trata, claramente, del precedente de la actual Nit de l’Albà, que hace casi cuatrocientos años se volvía a repetir en la noche del día 14, víspera de la Asunción. En el presente año, teniendo en cuenta estos antecedentes históricos, se encenderán luminarias en la noche de la Roà en lo alto de la torre del Consell, actual Ayuntamiento, en la torre del homenaje del Palacio de los Altamiraen la torre de la Calahorra y en el campanario de Santa María. Luminarias para alejar las fuerzas del mal en esa noche especial en la que la ciudad no duerme velando a su Patrona, esa noche que es el epicentro de la Festa, esa noche que, con la recuperación de esta tradición centenaria, también se convertirá en día en honor a la Virgen de la Asunción.