El espectáculo pirotécnico de la Nit de l’Albà, que se celebra la noche del 13 de agosto en honor a la patrona de Elche, está compuesto por más de 2.000 kilos de pólvora y 70.000 cohetes, además de por la tradicional gran palmera de la Virgen, que alcanza los 300 metros de altura.

Aunque la forma de la “Nit de l’Albà” ha evolucionado a lo largo de la historia, lo cierto es que ha sabido siempre mantener el aspecto comunitario que tanto sorprende a quienes la contemplan por vez primera. No se trata de un castillo de fuegos artificiales usual, sino de toda una ciudad que es a la vez protagonista y espectadora de una gran ofrenda de luz y sonido a su Patrona.

Unos minutos antes de medianoche, los truenos y estallidos de luz se detienen súbitamente, se apagan las luces, suena el  Gloria Patri  el último canto del  Misteri d’Elx  (declarado por la UNESCO, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad)  y desde lo alto de la torre de la Basílica de Santa María surge la majestuosa Palmera de la Virgen, ofrenda a la patrona que ilumina toda la ciudad.

Elx, la ciudad de la alegría

La tradición marca dos de las noches más singulares de las fiestas, la del 13 de agosto con la Nit de l’Albà y la noche del 14 de agosto, La Nit de la Roà. La noche del 13, la pólvora se hace protagonista indiscutible en una explosión de luz, color y sonido.

Información Fiestas Patronales de Elche

La Nit de l'Albà en Turismo Costa Blanca

La noche del 13 de agosto es la Nit de l’Albà, una de las celebraciones más esperadas por los ilicitanos. Esta noche, en la que cientos de artificios pirotécnicos visten la noche de luz, color y sonido, también es conocida como la noche del fuego.

Turismo Costa Blanca

Fiesta de Interés Turístico

La Generalitat, a través de la Conselleria de Economía, Industria, Turismo y Empleo, ha declarado Fiesta de Interés Turístico Autonómico de la Comunitat Valenciana a la Nit de l’Albà de Elx, según publica el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana (DOCV).

Más información

Fotos: Salva Gonzálvez

LA NIT DE L'ALBÀ

La noche del 13 de agosto es la Nit de l’Albà, una de las celebraciones más esperadas por los ilicitanos. Esta noche, cientos de artificios pirotécnicos visten la noche de luz, color y sonido. Esta fiesta, muy característica de la ciudad, tiene su origen en la Edad Media, en la que las familias ofrendaban a la Virgen con un cohete por cada uno de sus hijos. Hoy aquella tradición ha derivado en el lanzamiento de cientos de palmeras que se lanzan de manera coordinada y alterna desde diferentes puntos de la ciudad. Además, los ciudadanos adquieren y lanzan pirotecnia de forma individual y espontánea en el tiempo que dura la lluvia de fuego.

Los cohetes y los fuegos artificiales se suceden desde las 23 horas hasta minutos antes de la medianoche. En ese momento, cesa la actividad pirotécnica, las luces de la ciudad se apagan y los ilicitanos aguardan en silencio el momento más importante de la noche,mientras suena de fondo el fragmento más significativo del Misteri d’Elx: “el Gloria Patri”. En medio de la oscuridad, se alza la palmera de la Virgen, una gran palmera de luz blanca que se lanza desde la Basílica de Santa María, y que ilumina por completo,durante unos segundos, todo el cielo de la ciudad.

Tras el momento mágico, vuelven a encenderse las luces y se puede ver en la torre de la Basílica una pequeña “Virgen de fuego” mientras se escucha la famosa habanera “Aromas ilicitanos” y todos los ciudadanos la cantan desde sus terrazas y balcones.

Para concluir, es tradicional finalizar la celebración comiéndose la sandía. Algunos aún continuarán tirando cohetes hasta altas horas de la madrugada, y otros, los más atrevidos, se sumarán a la tradicional «carretillà» (guerra de carretillas) en un lugar especialmente acotado para ello, sólo apto para verdaderos apasionados del fuego.

La Nit de l’Albà está declarada Fiesta de Interés Turístico Autonómico de la Comunitat Valenciana.

Los orígenes de la Nit de l’Albà se encuentran a finales de la Edad Media, coincidiendo con los orígenes de La Festa o Misteri d’Elx (Misterio de Elche), declarado por la UNESCO en 2001 “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad” (Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2008). Cabe por tanto insertar la Nit de l’Albá en el inicio del ciclo festivo de agosto, el día 13, anunciando el comienzo de los festejos en honor a la Patrona de Elche, la Virgen de la Asunción.

Según los documentos que se encuentran en el Archivo Municipal de Elche, en la Edad Media ya existía una fiesta del fuego para celebrar la llegada de los días grandes dedicados a la Asunción de la Virgen María a los cielos. En dicha celebración, se disparaban cohetes en honor a la Virgen por “cada hijo” a modo de ofrenda, una costumbre que se mantiene en la actualidad y que los particulares dedican y ofrecen principalmente a personas que ya no viven. También las empresas ilicitanas patrocinan palmeras felicitando a clientes y amigos con motivos de las Fiestas Mayores de Elche.

La festividad se documenta desde el siglo XVI, fecha en la que ya consta que se encendían las luces en las ventanas de las casas y en lo alto de las murallas se disparaban cañones y arcabuces para alejar a las fuerzas del mal el día de la Festa. Precisamente, se conserva un edicto del Consell del 18 de mayo de 1587 en el que se prohibió que se dispararan los cañones desde las torres y murallas por los desperfectos que causaban en estas defensas.

Cristóbal Sanz escribió, en la que se conoce como primera historia de Elche -un manuscrito conservado en el Archivo Histórico Municipal- lo siguiente: “hacen muchas luminarias y fuegos de pólvora, más que en ninguna parte del reino. Mucha artillería e invenciones de cohetes…”

En el siglo XVIII existen noticias de que el Consell sufragaba un gran castillo de fuegos artificiales que se quemaba en la fachada de la Casa Consistorial. Y en el siglo XIX aparecen referencias al lanzamiento de una gran palmera de fuegos artificiales a las doce de la noche desde la torre del Ayuntamiento.

Tras el comienzo del disparo de una gran palmera de fuegos artificiales en el siglo XIX, el cronista Ruiz de Lope i Pérez, al referirse al 13 de agosto de 1857, indica: “En la noche de albada de Nuestra Señora la Virgen de la Asunción, patrona y 12 horas de ella del 13 de agosto de 1857, se elevaron al echar al vuelo todas las campanas, 150 cohetes en la torre del Consejo de la Casa del Ayuntamiento, por orden de éste, dando el resultado bastante bello y pintoresco que imaginarse pueda. Fueron trabajados dichos fuegos por el pirotécnico Antonio Albarranch de Ruiz y su hijo José, de la calle de San Jayme de esta poblaciòn. Costaron 120 reales vellón”. Se trataba por tanto de la culminación de la Nit de l’Albà en la medianoche del 13 de agosto, documentándose de esta manera el proceso de creación de la Palmera de la Virgen por la familia de pirotécnicos locales Albarranch.

En el siglo XX, la decisión municipal de no sufragar fiestas de carácter religioso durante la República dio lugar a la tutela estatal de la representación del Misteri d’Elx, provocando también la creación en la ciudad de una comisión de fiestas cívicas formada por representantes del comercio y la industria locales, que aportaron y recogieron recursos para la organización de las celebraciones que envolvían el Misteri. Y, entre estas, hay que destacar la Nit de l’Albà. Una de las iniciativas de esta comisión fue instaurar, en 1935, el llamado “cohete ofrenda”. Este momento dentro de la Nit de l’Albà consiste en el lanzamiento de miles de docenas de cohetes.

A partir de 1969 el lugar de lanzamiento de la Palmera de la Virgen se trasladó desde el Ayuntamiento (Torre del Consell) hasta el campanario de la basílica de Santa María para darle mayor vistosidad, dada la mayor altura de este y el hecho de no tener edificios más altos a su alrededor, cosa que permitía una mejor visión desde numerosos puntos de la ciudad.

Actualmente, si bien la Nit de l’Albà ha experimentado diversos cambios a lo largo de la historia, la presencia de luces y truenos ha sido siempre una constante. El espíritu tradicional y popular de esta celebración se ha mantenido hasta nuestros días, de manera que no se trata de un espectáculo de fuegos artificiales común que se contempla de manera pasiva, sino de toda una ciudad lanzando fuegos de artificio, de todo un pueblo espectador y a la vez artífice del acto festivo.

Descripción detallada de los actos que la componen

A las 23:15 horas comienza oficialmente la Nit de l’Albà organizada por el Ayuntamiento de Elche. En ella, se disparan algo más de 300 palmeras de fuegos artificiales de color, siguiendo el orden de lanzamiento establecido previamente (se edita un programa de mano con el orden de lanzamiento de estas palmeras).

El disparo, si bien se realiza desde diversos puntos de la ciudad, se produce principalmente desde los alrededores de la basílica de Santa María, templo donde se representa La Festa o Misteri d’Elx y desde cuyo campanario se lanza la palmera final.

Estas más de 300 palmeras de fuegos artificiales son patrocinadas por particulares, empresas, comercios, entidades, asociaciones, que, unos meses antes de la celebración, contratan con el Ayuntamiento el disparo de dichas palmeras a modo de ofrenda a las personas queridas, amistades o clientes. Se escoge el color y el tamaño y, a su vez, se indica en unas escasas líneas la dedicatoria que se desea que aparezca en el programa de mano. Este tipo de palmeras son únicas, ya que para su lanzamiento se utiliza un armazón, tipo embudo, con orificios en la parte superior por donde se colocan de forma manual las cañas de los cohetes de color que forman en su conjunto cada palmera.

A las 23:30 horas, 15 minutos después de iniciarse la Nit de l’Albà, comienza el denominado “cohete ofrenda” (la cohetá), cohetería que se combina con el disparo de las palmeras de color. Se trata de la parte más antigua del espectáculo pirotécnico. A partir de ese momento y hasta las 23:55 horas, se disparan 8.000 docenas de cohetes (96.000 cohetes), 1.500 cohetes de carcasa (cohetes de mayor potencia) y 90 palmeras de brazos, simulando ser palmeras del palmeral ilicitano (con tronco y palmas). El inicio del cohete ofrenda lo anuncia la Palmera Imperial, una palmera formada por 7 brazos que recuerda a la palmera natural de estas mismas características que se encuentra en el Huerto del Cura, jardín emblemático del Palmeral de Elche (el Palmeral de Elche está declarado Patrimonio Mundial por la Unesco desde el año 2000).

Además de todo este disparo planificado de fuegos artificiales y cohetes, los habitantes de la ciudad siguen disparando miles de kilos de pólvora en forma de diversos artículos pirotécnicos sin ningún tipo de orden, mezclándose así con los disparos oficiales, pero sin llegar a interferir en ningún momento unos con otros.

A las 23:57 horas termina el disparo de cohetes y palmeras, tanto los oficiales como los de los particulares, y se apagan las luces del perímetro de la basílica de Santa María para poder contemplar con todo su esplendor el momento culminante de la noche. El cierre de la Nit de l’Albà se produce con el disparo de la que está considerada como la mayor palmera de fuegos artificiales del mundo, conocida popularmente como la Palmera de la Virgen o de la Mare de Déu.

Tres minutos antes de la medianoche se escucha, a través de un potente sistema de megafonía, el último motete del Misteri d’Elx, “Gloria Patri”. La pieza musical culmina a las 24:00 horas, momento en el que se dispara la Palmera de la Virgen, palmera sufragada también por el Ayuntamiento de Elche.

Esta palmera está formada por 1.500 cohetones de un mayor calibre que los habituales, de color blanco-perla. Alcanza una altura de 300 metros y una apertura de 700 metros de diámetro, y es visible desde toda la ciudad, las partidas rurales del campo ilicitano e incluso poblaciones vecinas como Santa Pola, Crevillent, parte de la Vega Baja o Alicante.

La Palmera de la Mare de Déu se puede contemplar durante unos 30 segundos desde el momento de su disparo. Su caída en forma de cúpula es lenta y elegante, provocando la emoción tanto de locales como de visitantes que se encuentran en la ciudad atraídos por la belleza de tan singular espectáculo.

Cuando la Palmera de la Virgen o de la Mare de Déu se apaga, se enciende una estructura metálica de algo más de tres metros de altura con bengalas en el campanario de la basílica, que forma la silueta de la Patrona de Elche representada en su iconografía actual: coronada, de pie y en actitud orante. La silueta incandescente de la Virgen se mueve mirando a toda la ciudad, como si se tratara de una bendición a toda la población.

Esta figura de la Virgen de la Asunción permanece encendida casi un minuto, y, cuando empieza a apagarse, desde la potente megafonía instalada en los alrededores del templo, suena la popular habanera “Aromas Ilicitanos” que es tarareada por los y las habitantes de Elche desde sus terrazas, balcones y ventanas.

A continuación, se produce el volteo de las campanas de la Basílica de Santa María en acción de gracias, con un toque alegre dedicado a la Patrona de Elche, anunciando así la llegada de los días grandes de las Fiestas de Elche. La Nit de l’Albà se cierra comiendo la tradicional sandía con el fin de “refrescar las gargantas ahogadas por la emoción, el calor y la pólvora de tan espectacular noche”.

Lugares para poder ver la Nit de l’Albà
Si estás alojado en alguno de los establecimientos hoteleros, puedes solicitar si es posible ver la Nit de l’Albà desde la terraza del edificio. En caso contrario, hay varios lugares en los que puedes seguir el espectáculo pirotécnico:

Puente del Bimilenario

Puente de la Generalitat

LA NIT DE L'ALBÀ ON LINE

Asociación “Amigos de la Nit de l’Albà”

La Asociación “Amigos de la Nit de l’Albà” nació en 2010. Los promotores de la idea lanzaron una propuesta a través de las redes sociales solicitando que la Nit de l’Albà fuese declarada Fiesta de Interés Turístico. En tan sólo unos días, la iniciativa movilizó a un gran número de personas y, dada la gran acogida en la sociedad, se elevó una propuesta al Pleno del Ayuntamiento de Elche para comenzar los trámites para solicitar su declaración. La propuesta contó con el apoyo unánime de todos los grupos políticos con representación municipal.

Tras la constitución oficial en ese mismo año de la Asociación, esta se puso a disposición del Ayuntamiento de Elche para ayudar en todo lo posible para conseguir la declaración de interés turístico para esta fiesta.