No hay ninguna ciudad española que cuente con tres bienes inscritos en las diferentes categorías de Patrimonio Mundial de la Unesco.