De compras por el centro

Bookmark Enviar a un amigo/a Cuaderno de Viaje
Compartir

El casco histórico de la ciudad, peatonal en una gran parte de sus calles, es un auténtico centro comercial formado por establecimientos cercanos y accesibles, donde se combinan tiendas de toda la vida con las propuestas más novedosas. Las terrazas de bares y cafeterías, utilizables prácticamente todo el año gracias al suave clima ilicitano, contribuyen a convertir el hecho de ir de compras en una verdadera fiesta.

Triángulo

El triángulo formado por la plaza de Baix, la Glorieta y el paseo de Les Eres de Santa Llúcia, donde se concentran muchos de estos comercios, es el espacio urbano más concurrido y con mayor oferta hostelera.
En la Corredora y el Carrer Ample se ubican muchos establecimientos de moda y calzado, uno de los mayores atractivos de las compras ilicitanas. La estrecha y peatonal calle del Salvador, que descansa sobre una antiquísima tradición comercial, traslada al transeúnte a un tiempo pasado. 
Centro Comercial Abierto es una agrupación compuesta por más de cien comercios, que ofrecen a sus clientes ventajas como parking gratuito, promociones conjuntas o la animación de la campaña navideña.


Séneca (Capitán Lagier, 4) y Ali-i-truc (paseo de Les Eres de Santa Llúcia, 5) son dos céntricas y bien dotadas librerías, donde es posible encontrar todo tipo de publicaciones sobre la apasionante historia de la ciudad.

Mercado Central 

El Mercado Central, en pleno centro urbano, al lado del Ayuntamiento, ofrece productos frescos y de gran calidad, entre los que destacan los salazones de pescados típicos del sureste español, como huevas de atún y corvina, mojama, bonito, caballa o sardinas de bota. Además, el gourmet encontrará también pescado fresco de Santa Pola, dátiles del palmeral ilicitano en temporada (que va de octubre a enero), granadas (en Elche se cultivan unas de las mejores granadas del mundo) en otoño, licores tradicionales, frutas y verduras del Camp d'Elx.

Todo a mano 

La red de autobuses urbanos garantiza el acceso. Para quienes prefieren utilizar el automóvil, hay cuatro parkings subterráneos (Porta de la Morera, en la calle de su nombre; Traspalacio, frente a la basílica de Santa María; Replaceta de l´Espart, en la misma plaza y Puente del Rey, en la calle Alfonso XII). También es posible desplazarse en bicicleta con las estaciones de Bicielx, un sistema individualizado de transporte promovido por el Ayuntamiento que, a cambio de una cuota anual (24€), mensual (15€), semanal (10€) o diaria (3€), permite la movilidad a través de sus 35 estaciones y más de 300 bicis situadas por todo el casco urbano.

De compras por los museos

Las tiendas de los museos ofrecen al visitante excelentes recuerdos de la ciudad. En el Museo Municipal de La Festa (calle Major de la Vila, 25) todos los objetos están relacionados con esta celebración, declarada Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad. Parte de la creatividad artística ilicitana se ha canalizado en la elaboración de piezas en diversos soportes, como cerámica o grabados con motivos del Misteri. También hay abanicos pintados a manos y souvenirs, junto a libros, CDs y DVDs sobre la representación.

La propuesta del Museo Arqueológico y de Historia de Elche (Mahe), calle Diagonal del Palau, 7, adquiere forma de pequeños recuerdos, como postales, tazas, libretas y cerámicas. Su tienda es también un excelente lugar para adquirir todo tipo de publicaciones sobre la ciudad.

A unos 10 minutos en coche del centro de la ciudad, en la pedanía de su nombre, en el Museo Escolar de Pusol se pueden comprar libros, postales, cartelería y artículos de papelería relacionados con este centro de cultura tradicional, incluido en el Registro de Prácticas Ejemplares por el comité para la salvaguarda del patrimonio inmaterial de la Unesco. Asimismo, cuenta con un punto de venta de artículos de alimentación elaborados por empresas ilicitanas en base a recetas y productos típicos del Camp d'Elx.



Ver Centro comercial abierto en un mapa más grande