YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO L’ALCUDIA

Fue aquí, precisamente aquí, donde en 1897 emergió a la luz una de las muestras más fascinantes y conocidas del arte ibero universal: la Dama de Elche. Emociona evocarlo en este singular espacio arqueológico, en las proximidades de la ciudad, con el fondo omnipresente de las palmeras y la luz singular de esta tierra, que alcanza en algunos atardeceres de invierno dimensiones casi apocalípticas. Apocalípticamente bellas…

Y emociona también ponerse en contacto, a través de los descubrimientos de sus diferentes excavaciones, del museo, del Centro de Interpretación y de los modernos medios de la técnica museística, con el mundo que, hace miles de años, fue capaz de crear con sus manos semejante maravilla.

Importante yacimiento

Las excavaciones arqueológicas han convertido el yacimiento de La Alcudia, de unas 10 hectáreas de superficie, en uno de los más importantes de España. Desde el Neolítico hasta el siglo X constituyó el asentamiento original de la ciudad de Ilice, que durante la época ibera ostentó la capitalidad de su territorio. Declarada Colonia por los romanos, dispuso de un amplio dominio hasta su declive, tras la fundación por los árabes de la nueva villa en su actual emplazamiento.

Después, durante siglos fue tierra de labor y cantera de donde se obtenían piedras y sillares para los edificios de Elche y su entorno. A finales del XIX se implantó el regadío, lo que comportó una intensa remodelación del terreno, propiciando la aparición de restos antiguos, entre ellos la Dama de Elche. Hoy se prosigue esa tarea investigadora y sus resultados son siempre interesantes, tanto para arqueólogos como para cualquier persona que sienta curiosidad por el pasado.

Empiezan las excavaciones

Desde principios del siglo XV, La Alcudia es un reconocido yacimiento arqueológico objeto de diferentes investigaciones, que se vieron fomentadas tras el hallazgo de la Dama, en 1897. En 1935, el arqueólogo Alejandro Ramos Folqués empieza las excavaciones en la finca, que ya es de su propiedad y en 1948 decide, a su costa, crear el Museo Monográfico de La Alcudia, en el que expuso todos los materiales hallados; en 1971 lo amplió. Desde 1996, el museo y su yacimiento forman parte de la Fundación Universitaria de Investigación Arqueológica La Alcudia.

Los vestigios visibles se extienden por toda la superficie del yacimiento. Cuenta también con un moderno Centro de Interpretación que acoge al visitante, proporcionándole un primer acercamiento a lo que La Alcudia le ofrece a través de un audiovisual de 20 minutos.

La tinaja del Héroe

En sus dependencias se puede admirar una selección de las piezas más relevantes, en la que destacan esculturas como el guerrero con pectoral o el grifo y vasos pintados de época ibera, como el gran Kalathos (popularmente conocido como la tonta del bote, por la cara que la ilustra) o la tinaja del Héroe. Muestras prehistóricas junto a curiosos objetos romanos y visigodos completan la exposición.

En la tienda de La Alcudia hay reproducciones de cerámica, así como piezas de bronce y pequeños recuerdos como llaveros, colgantes y pendientes.

Termas, foro y basílica

Desde ahí se accede al yacimiento, donde el visitante conoce in situ todos los sectores hasta hoy excavados: muralla, termas occidentales y orientales, casas iberas, foro y viviendas romanas, aljibe de Venus, templo ibero y basílica cristiana. Y, por supuesto, el lugar que más interés despierta: el sitio donde en 1897 se halló, enterrada junto a la muralla, la Dama de Elche, la máxima expresión artística de la cultura ibera. Ese hito se conmemora con una exedra y una reproducción del busto, cuyo original se conserva en el Museo Arqueológico Nacional, en Madrid.

De estas zonas procede toda la colección de piezas que han dado tanta fama a La Alcudia, parte de las cuales se pueden contemplar en el museo, ubicado en el centro del yacimiento, así como en el Museo Arqueológico y de Historia de Elche (MAHE), que lleva el nombre de Alejandro Ramos Folqués.

Videoguías

La Alcudia cuenta con un sistema de videoguías, disponibles en castellano, valenciano, inglés, alemán y lengua de signos española (LSE).

Son cinco videoguías, concebidas para ser reproducidas en otros tantos lugares del yacimiento: Centro de Interpretación, espacio central, domus, Dama y basílica cristiana.

Pueden obtenerse de tres formas:

1ª.- alquilando un iPod, con opción de gafas Cinemizer, en la recepción.

2ª.- desde la Apple Store, descargando gratuitamente una aplicación llamada La Alcudia.

3ª.- a través de su canal de YouTube.

Dos empresas, Pachamama Educación y Talleralia, organizan visitas teatralizadas, visitas guiadas, juegos, talleres y distintos niveles de explicación.

Desde Elche hay un carril bici hasta La Alcudia; una vez allí, todo el recorrido es apto para bicicleta. También se puede pasear a caballo.