TORRE DE LA CALAHORRA

Construcción integrada en la antigua muralla, que perdió 10 de sus 25 metros a causa de un terremoto en 1829. Erigida a finales del siglo XIII, de tipología almohade, la Calahorra custodiaba, junto con otra atalaya más pequeña  situada enfrente, la puerta más importante  de la villa murada, la Lucentina, que encaraba el camino de Alicante. En los siglos XV-XVI se le adosó extramuros una casa señorial, con dos plantas y un sótano, para aprovechar el almudín (almacén de grano) de la época.

Es una construcción prismática de planta rectangular, que se ensancha en la base por motivos de estabilidad. Mide 15 metros de altura, pero en su origen debió sobrepasar los 25. El deterioro y el terremoto de 1829 causaron graves desperfectos en los dos cuerpos superiores, que tuvieron que derribarse. Las numerosas reformas realizadas por los señores de Elche modificaron por completo su estructura. Tanto las ventanas de estilo neóarabe de poniente como el remate almenado de ladrillo son del siglo XIX.

Algunas de sus salas albergan frescos de principios del s.XX, con panorámicas de la ciudad. Destaca, en la planta baja, la sala con decoración egipcia y motivos masones, lugar de reunión de la logia fundada en Elche en 1878.