Industrial y turística, moderna y celosa de sus tradiciones, con el mar al lado y las palmeras impregnando cada uno de sus rincones, la vida en Elche es agradable y laboriosa, como sus gentes. Por su ubicación, en pleno arco del Mediterráneo, ha sido desde antiguo pieza codiciada de pueblos venidos de otras tierras, que fueron dejando sobre su suelo un importante legado, del que hoy disfrutamos.

Un verdadero mar de palmeras integrado en la ciudad, que conforma un paisaje único en Europa: esa es la primera e irrepetible sensación que se experimenta al llegar. Este equilibrio se ha mantenido durante siglos gracias al tesón de los ilicitanos, lo que ha permitido que cuente con un patrimonio natural y cultural de primera magnitud. Prueba de ello es el entorno del Camp d’Elx, que rodea la urbe, todo un ejemplo de conservación de un modo de vida muy singular.


Comunicaciones excelentes

Excelentemente comunicada por la autovía del Mediterráneo y el aeropuerto internacional en la pedanía ilicitana de El Altet; con unas sólidas infraestructuras y con todo su potencial creativo puesto al servicio del presente y del futuro, Elche supone siempre una gratísima sorpresa para cuantos, por muy diferentes motivos, llegan o regresan a la ciudad.

Con el tamaño justo para disfrutar de todas las comodidades y servicios de las grandes ciudades, pero sin perder el sabor de lo asequible y cotidiano, su clima, benigno, invita  a disfrutar de la calle y la naturaleza, a la extraversión y el goce (lo mismo que el esfuerzo) hombro con hombro.

Dos Patrimonios de la Humanidad, el Palmeral y el Misteri, no hacen sino confirmar lo que en Elche se ha sabido desde siempre: que la vida compartida es infinitamente mejor.

HISTORIA ELCHE

Historia

Elche ha tenido dos emplazamientos a lo largo de su historia. El primero en el yacimiento de l’Alcudia, situado …

mapasyplanos

Situación geográfica

Elche, situada en el Sur de la Comunidad Valenciana (España), es la capital de la comarca del Baix Vinalopó 

palmeral-elche

Clima

Elche disfruta de un clima típicamente mediterráneo, con inviernos suaves y veranos moderadamente calurosos